historia

Cuando en 1985 fundé nuestro despacho, no podía imaginar que más de treinta años después, seguiríamos defendiendo los intereses de las personas que más nos importan, nuestros clientes.

Con la experiencia obtenida a través de mi labor desarrollada como Subinspector de Hacienda, iniciamos este viaje centrándonos en la práctica del Derecho Tributario, prestando todo tipo de asesoramiento fiscal y jurídico a empresas y particulares. Con el paso de los años, la firma fue ampliando sus áreas de práctica al tiempo que crecía en experiencia, madurez y equipo profesional. Hoy, seguimos recorriendo esa andadura contando con departamentos especializados en cada uno de los distintos ámbitos del Derecho.

Sin embargo, pese al incremento de nuestro personal y el aumento de las áreas desarrolladas, seguimos manteniendo los mismos valores y principios que nos llevaron a la fundación de nuestro despacho; una firma familiar, innovadora, comprometida, actualizada, que dispensa un trato directo y personal al cliente y con el amor a la abogacía por bandera.

Por otro lado, aunque más de treinta años nos avalan, siempre hemos apostado por la juventud y su empuje, tratando de encontrar el perfecto equilibrio entre experiencia e ilusión, pudiendo afirmar con orgullo que, en el seno de nuestra firma, hemos contribuido en la formación de grandes profesionales.

Esta es nuestra historia, pero en nuestro despacho, la única historia que nos importa es la tuya; una historia de la que queremos formar parte prestándote nuestros mejores servicios, asesorándote en tu vida empresarial y defendiendo todos tus intereses. Porque para nuestra firma, nuestros clientes, son parte de nuestra familia.

José A. Capdevila, fundador de la Firma.

 

 

.